Suscríbete y recibe mi guía gratuita

"7 claves para conectar con tu poder en 7 días" 

y + info valiosa para conectar con tu poder.

  • Instagram
  • Facebook

@ ISABEL CAMUS 2019 | DISEÑO: CLAUDIA RUSTOM

  • Isabel Camus

¿Te gustaría dejar de estrujar tu fuerza de voluntad para lograr una Alimentación Saludable?


Estoy devuelta para contarte ahora, cómo ha sido mi viaje de auto-descubrimiento con la comida y cómo superé situaciones difíciles en mi vida. Tal vez algo de ésto te sirva de alguna forma.

En mi historia de vida, está la clave de cómo empecé a ver la relación entre la comida y las emociones, de cómo me di cuenta que de la forma en la que enfrentaba mi nutrición, estaba relacionada con la forma en la que estaba enfrentando mi vida. Y cómo me di cuenta de que en el acto de nutrirnos nos amamos y yo no me estaba queriendo mucho.

Uff... me cuesta recordar, no me dan ganas de mirar estos recuerdos y conectarme con lo que me pasaba por esos días, pero aquí vamos para mostrarte quién soy y de dónde vengo.

Soy psicóloga clínica, eso quiere decir que me formé para hacer terapia. Sin embargo, ejercí mucho tiempo en el ámbito laboral, con mi marido formamos una consultora en temas empresariales, para la que aún presto apoyo ocasional en temas de habilidades para los líderes. Entonces, hace varios años ya, estaba yo gerenciando el Área de RRHH de esta empresa, cuando la salud me empezó a enviar señales. O tal vez, yo empecé a escuchar estas señales.

Si bien, yo no he tenido problemas de sobrepeso, tenía varios otros problemas de salud. Infecciones recurrentes, falta de energía, constantes bajas de azúcar, colon irritable, diarreas crónicas, malos niveles de insulina, etc. Un desastre. Entonces, cuando mi cuerpo ya no podía más y me dieron un descanso obligado, fue cuando empecé a realmente escuchar a mi cuerpo. Ya había visitado varios doctores y todo seguía igual y empeorando, entonces supe que tenía que dejar de ir a pedir que alguien me arreglara y tenía que tomar la responsabilidad de entender mi propio cuerpo. Después de descansar y sentirme un poco mejor, comencé a investigar. Leí mucho, leí acerca de diferentes teorías de nutrición e investigaciones acerca de las diferentes situaciones de salud que me afectaban. Leí sobre diferentes soluciones desarrolladas para la alimentación saludable y para entender sobre las hormonas y su funcionamiento y cómo eran afectadas por la comida. Vi documentales y sobre todo, fui probando y escuchando mi cuerpo.

Lo primero de lo que me di cuenta fue de la relación entre cómo comía y cómo vivía, cómo enfrentaba otros asuntos importantes en mi vida. Y entre otras cosas, también fui notando cómo de ser una persona a la que no les gustaban los dulces, habían pasado a ser una preocupación en mi vida. Lo conecté inmediatamente con lo que había trabajado en tanta otras ocasiones, a través de las neurociencias.

A lo que prestas atención te diriges.

Me di cuenta, de que ahora me preocupaba cuánto, qué y cuán seguido podía comer helados o tortas y de que mi consumo de estos dulces había aumentado. Justo cuando se suponía que debía mantener el bajo consumo, que había tenido toda mi vida. En fin… la historia es larga, tiene muchos bemoles, avances y retrocesos, descubrimientos en distintos niveles y áreas de mi vida. Muchos ensayos y errores y ensayos y éxitos.

Fue a partir de mis resultados y de que las personas cercanas a mi, empezaron a preguntarme cómo hacer cambios en su alimentación, cómo mejorar situaciones de salud similares a las que yo había superado y a la pasión que esto despertó en mí, que decidí especializarme en esta área. ¿Por qué despertó mi pasión?, porque me dí cuenta que el trabajar mis emociones había sido primordial en el éxito que estaba teniendo con mi alimentación. Y así, decidí empezar a compartir mis experiencias, conocimientos y técnicas con otras personas en este mismo viaje. No todos tendrán la misma pasión por estos temas para iniciar las investigaciones que he hecho por años, pero si muchos podrán beneficiarse del sistema que fui desarrollando y que siempre estoy mejorando con base a lo que funciona mejor para las personas que trabajan conmigo.

Al observar el poco tiempo, energía e interés que tenía por el acto de nutrirme para la salud, es decir el poco tiempo, energía e interés que tenía por amarme, me di cuenta de lo abandonada que me tenía yo.

Lo que descubrí en este camino también cambió mi estilo de vida. Al descubrir cómo usaba la comida para tener una experiencia rica y entretenida en el día a día de mi vida en la oficina, pude cambiar aspectos de mi trabajo para encontrar experiencias placenteras de otra forma. Descubrí cómo me había dado por vencida en muchos aspectos de mi vida, descubrí cómo el conectar con mi propósito me llevó a avanzar más de lo que podía imaginar, cómo al volcarme a los otros había olvidado mi propio camino.

Hoy trabajo menos horas, obtengo más resultados, trabajo en algo que me mueve desde el corazón, desde mis fortalezas y me llena de entusiasmo día a día. Logré formar la familia que quería formar. Recuperé mi capacidad para conectar con lo que le hace bien a mi cuerpo, gracias a eso mi alimentación cambió muchísimo y hoy no uso mi fuerza de voluntad para sostener mi alimentación, siiii eso que lees. Diseñé mis hábitos alimenticios, con base en lo que funciona para mi cuerpo, mi mente y emociones y "voilà" todo fluye.

Antes que me distraiga... ¿Qué resultados logré? Hoy peso unos 5-6 kilos menos, tengo energía de sobra, no tomo antibióticos hace años, mi condición con respecto a la insulina se revirtió. Hace años que no sufro de ataques de colon y la diarrea crónica, desapareció. Mis niveles de colesterol nunca fueron malos pero hoy son más bajos.

¿Qué lineamientos nutricionales utilicé al elegir mis alimentos? De eso ya te hablaré, aunque pienso que eso no es tan importante, porque es lo que me funcionó a mí y somos todos distintos. A quién quiera se lo comparto, pero a riesgo de ser repetitiva, escuchar a mi cuerpo y trabajar con mis emociones, ha sido lo que más me ha ayudado en tener resultados sostenibles. Y no sólo a mí, a muchos otros.

Entonces ¿Cómo funciona la fuerza de voluntad?

La fuerza de voluntad funciona muy similar a los músculos. Y cuando te esfuerzas, es similar a levantar a una pesa. Si intentas levantar pesas todo el día, todos los días, los músculos se fatigan. Lo mismo pasa con la fuerza de voluntad. ¿Que conoces personas con una fuerza de voluntad inquebrantable?... Lo que conoces, son personas con un estilo de vida o un estilo en torno a algo particular, que se alinea a su forma de funcionar en todas sus dimensiones, cuerpo, mente (lenguaje) y emociones. Así que no hay nada mal con tu fuerza de voluntad :) Sólo has estado utilizándola mal.

Quieres aprender cómo? Únete a mi GRUPO CERRADO de Facebook, donde comparto varios ejercicios cortos y no tan cortos :) que espero te sean útiles.

Te deseo una feliz nutrición!

#PsicologíayNutrición