Suscríbete y recibe mi guía gratuita

"7 claves para conectar con tu poder en 7 días" 

y + info valiosa para conectar con tu poder.

  • Instagram
  • Facebook

@ ISABEL CAMUS 2019 | DISEÑO: CLAUDIA RUSTOM

  • Isabel Camus

¿Estás pensando y hablando para una Alimentación Saludable?


Si, así mismo como lees. Podemos ayudarnos en este viaje hacia una Alimentación Saludable con los pensamientos y con el lenguaje, que en realidad son lo mismo. Mmmm pero pensándolo bien, no es que nos podamos ayudar, sino que es parte de lo que tenemos que poner en su lugar para tener éxito en este viaje y cumplir nuestros objetivos.

¿De qué estoy hablando?

Voy a empezar por el principio. Nuestro cerebro tiene un mecanismo, llamado atención selectiva, que nos permite enfocar nuestra atención en algunos de los millones de elementos que están en nuestro campo de atención potencial cada día. ¿Por qué tenemos este maravilloso mecanismo? porque nos veríamos sobrepasados y agotados, si prestáramos atención a todo y tampoco tendríamos dirección. No habríamos sobrevivido, es un mecanismo que nos ha asegurado la supervivencia. De lo contrario, al ir arrancando de un león, nos habríamos distraído con una flor o un pajarito y PUM! habríamos sido la cena del león. Bueno, no nosotras hoy, pero uno de nuestros antepasados. Este mecanismo hoy sigue siendo relevante y súper relevante, porque es lo que nos permite avanzar en la vida y no quedarnos en una eterna observación de todo lo que hay alrededor. Nos da foco. Este mecanismo está bien explicado en el libro del premio nobel Daniel Kahneman, "Pensar Rápido, Pensar Despacio".

Ahora ¿cómo se relaciona la Atención Selectiva con el Lenguaje (pensamiento)?

Pues la atención selectiva se programa, mediante nuestros pensamientos y lo que decimos (que ya dijimos que es lo mismo). Te propongo un ejercicio fácil de Tony Robbins, considerado uno de los Life Coach con más éxito en el mundo, si no el n° 1. Vamos al ejercicio:

-Mira a tu alrededor, todo lo que es café, por 30 segundos aprox. No sigas leyendo. Hazlo.

-Ahora cierra tus ojos y trata de recordar todo lo que es rojo alrededor tuyo. No sigas leyendo. Hazlo

-¿Te pasó que recordaste más cosas café? ¿Parece obvio o no?

Pero en el día a día, los estudios muestran que las personas pasan mayor tiempo pensando y comentando acerca de aquello que no debieron haber comido, que pensando acerca de aquello que sí querían comer y que cumplieron. ¿Qué hace ésto? Aparte de destruir tu motivación y autoestima, arruina tu mecanismo de Atención Selectiva. ¿Cómo? Hay mucha actividad cerebral que ocurre sin nuestro control, como por ejemplo, lo que se relaciona con patrones que aprendimos en la niñez pero también hay mucho de lo que ocurre, que sí podemos controlar y que con el tiempo hasta logra cambiar patrones antiguos.

Nuestro lenguaje o pensamiento y las posturas de nuestro cuerpo, influyen en el ambiente bioquímico de nuestro cerebro. De esta forma, si estoy pensando en lo que comí, que no fue lo que debía y sintiéndome culpable, en la siguiente situación o contexto en los que me encuentre con comida, ¿qué estímulo va a llamar mi atención con mayor facilidad?...justo lo que piensas, la comida que comí antes y que no es la que quiero comer. Aquí hay otro truco, ya no hables de que quieres una donut pero debes comer una ensalada, ni de broma. Habla de que quieres comer ensalada (si eso es lo que de verdad quieres. Si te aporta suficiente energía, por ejemplo, de lo contrario, empieza a investigar qué más puedes incorporar a tu dieta que sea saludable y que sí te dé lo que quieres y necesitas para sentirte bien)

Al igual que en el ejercicio, si te das la instrucción de pensar en comidas saludables, tu atención se va a detener en cosas saludables. Anda poco a poco.


Recomendaciones para programar nuestra atención selectiva para una Alimentación Saludable:

1.- Construye una frase acerca de lo que quieres lograr. Por ejemplo, Me encanta sentirme liviana y ágil.

2.- Asegúrate de que la frase esté construida con palabras que tú usas cotidianamente.

3.- Asegúrate de que la frase esté construida en tiempo presente o incluso pasado, NUNCA en condicional o futuro.

4.- Asegúrate de que la frase, diga cómo te hace sentir el haber logrado tu objetivo.

5.- Piensa en algo que ya lograste. Por ejemplo, me enorgullece ser una persona alegre.

6.- Cada mañana al levantarte, dices la frase relacionada con lo que ya lograste en tu vida primero. Nota la energía, tono de voz y tono corporal que usas en la primera frase. Ahora trata de emular la energía, el tono de voz y el corporal, al decir la frase relacionada con lo que hoy quieres lograr en tu Alimentación. Si no te resulta en el primer o segundo intento, repite una tercera o cuarta vez. Hasta que suenes convincente.

Si te sientes ridícula, cambia las palabras hasta que te suenen mejor y si sigues sintiéndote ridícula, vuelve a leer este artículo o busca en internet a otras personas que hablan de esta herramienta. Empápate de historias de éxito con esta herramienta.

¿Qué puedes esperar al aplicarlo?

Que te empieces a encontrar con oportunidades que antes no habías visto para alimentarte de forma saludable.

Que te empieces a dar cuenta de que ya haces algunas cosas que son parte de tus objetivos, o que ya has avanzado. Y eso te motive a seguir avanzando y te haga sentir mejor con respecto a ti misma.

Que empieces a tomar decisiones que te van a llevar a cumplir tus objetivos con mayor facilidad, casi sin darte cuenta.

Que te sea más fácil utilizar todas las otras herramientas que conoces para lograr una Alimentación Saludable, como la herramienta que te compartí antes, de conexión con el cuerpo.

Vale la pena intentar y perseverar ¿o no?

Coméntanos tus desafíos y logros con esta técnica.

Ya sabes que estoy en mi correo isabelcamus@isabelcamus.cl o en mi Grupo cerrado de Facebook y que puedes pedir una sesión conmigo cuando quieras en este link

Lo mejor para ti en este viaje!!

#Neurociencias #Nutrición #Psicología