• Isabel Camus

Cuando buscas bajar, ¡sólo para poder subir! Pérdida de peso antes del embarazo.

Actualizado: 19 de dic de 2019


Piensas en tus planes y se te ilumina la cara, te ensusiasma mucho la idea de tu primero o cuarto hijo (no importa el número, si es buscado, siempre se vive con ilusión) y te quieres poner en campaña, pero te asusta cuánto puedes llegar a pesar al final del embarazo y peor aún, cuánto te puede costar bajar los kilos subidos.


He escuchado bastante últimamente de mujeres que están en plan, "pérdida de peso para poder embarazarse tranquilas". También me toca acompañar a las que han sufrido tratando de bajar los kilos ganados durante el embarazo y/o la lactancia.

Es una realidad, es uno de los desafíos de la maternidad. Sobre todo si no has desarrollado hábitos de nutrición amorosos y de auto-cuidado antes de embarcarte en la aventura de ser madre.

La decisión de embarazarse, el proceso de búsqueda y el embarazo mismo, pueden hacerte sentir ansiosa, nerviosa, asustada y entusiasmada. Todo al mismo tiempo. Tener como aliada a la comida y la forma en que te relacionas con ella, puede ser un excelente comienzo. Y el mejor seguro contra kilos indeseados cuando tu hijo(a) haya llegado y se lleve toda tu atención.

Sin contar, que cuando los niños llegan estamos extra sensibles al tipo de ejemplo y modelo que somos para ellos. Empezamos a fantasear con que les estamos heredando nuestros fantasmas. No nos faltan excusas para las culpas, cuando tenemos hijos. Y si hemos tenido algún tema tortuoso en nuestras vidas, queremos evitarles a toda costa, ese dolor a nuestros retoños. La mejor forma de hacerlo es superar tus dificultades, porque ya sabes que naturalmente eres su modelo, eres la alternativa disponible 24/7 durante los años más definitorios de su vida.

Además, existen otras razones para querer mejorar nuestra relación con la comida y bajar unos kilos en la etapa de búsqueda de un hijo. Diversos estudios muestran que si tienes sobrepeso y bajas de entre un 5% a un 10% de tu peso corporal, hay un impacto positivo en tu fertilidad y se reduce la probabilidad de aborto espontáneo en las primeras semanas. Esto porque en general al bajar de peso se regula la producción de algunas hormonas involucradas en el ciclo hormonal reproductivo.

Lo que hagas, hazlo pensando en que tu cuerpo será la fuente de la vida que quieres formar. Aunque estés ansiosa y quieras empezar pronto tu búsqueda del embarazo, las dietas rápidas pueden no ser lo mejor en esta etapa, si promueven un desequilibrio en tu cuerpo o si te dejan sin nutrientes importantes, muy cansada o irritable. Recuerda que la nutrición es un acto de amor, ahora no sólo hacia ti si no también para el hijo (a) que quieres traer a este mundo.

¿Te gustaría iniciar este período de tu vida en las mejores condiciones?¿Quieres mejorar tus posibilidades de éxito en tu embarazo? ¿Quieres sacar de tu lista de pendientes la dieta postergada, sentirte tranquila con tu alimentación, peso y ser el modelo que tus hijos necesitan? Fantástico! comienza hoy desenrolla tus emociones, enfócate en hacer de tus comidas un regalo de nutrición y cuidado hacia ti misma, toma consciencia de lo que hace bien a tu cuerpo. No te pierdas esta oportunidad, una etapa de tu vida en la que la motivación te acompaña y el compromiso con tu proyecto es una tremenda fuente de energía para cumplir cumplir tus metas.

Si quieres más detalles de cómo iniciar este viaje, descarga mi Audioclase Gratuita en este link.

Con cariño,

Isa.

#AlimentaciónSaludable #embarazo #fertilidad

  • Facebook
  • Instagram

© Isabel Camus  - 2020