• Isabel Camus

¿Para qué te quieres alimentar mejor?

Actualizado: 19 de dic de 2019



Muchas veces escucho en consulta, que las personas me dicen tristemente, -No logro comprometerme con mi propio bienestar. -No cumplo, abandono, no tengo fuerza de voluntad.

Y cuando les pregunto, ¿para qué quieres mejorar tu alimentación? las respuestas comunes son:

“Para sentirme mejor, tener más energía, para motivarme a hacer ejercicio, mejorar mi salud, porque tengo hijos chicos y quiero acompañarlos durante muchos años, para ser un buen ejemplo para mis hijos, etc.”

Lo que luego me cuentan, es que cuando intentan mejorar su alimentación, se sienten peor, andan con hambre, de mal humor, se sienten diferentes, parte de una minoría que debe vivir restringida y no puede disfrutar, de lo que justamente, hay para disfrutar en la vida. Sienten que no pueden complacerse con lo que es más accesible. Que tienen que hacer esfuerzos extra, como gastar más plata, comprar cosas diferentes a lo que acostumbran, cocinar diferente, etc.

¿Te parece que es sostenible un estilo de vida que te haga sentir así? Seguro ya sabes que no, pero lo sigues intentando porque es lo que conoces y quieres hacer algo con urgencia.

La verdad, es que son varios los factores que influyen en que puedas construir un estilo de vida saludable, uno de ellos y de central importancia, es trabajar tu emociones. Pero no es lo único, te puedes ir apoyando en otras cosas. Como el incentivo que te ofreces.

¿Me dirás que el objetivo de tener más energía, que es abstracto y desconocido para ti, te alcanza para superar, el mal humor, el hambre, la mayor baja de energía inicial, la sensación de poca libertad?

Normalmente no es suficiente incentivo, ni siquiera cuando lo que yo propongo es construir un plan amigable y que te guste. Se hace necesario también, tener en vista una meta que te parezca lo mejor de este, y el otro mundo. Una meta que te plantees a largo plazo, para que te des tiempo de avanzar, paso a paso. Una meta grande que puedas ir desglosando en pasos pequeños. UN PLAN MAESTRO QUE TE HAGA FELIZ Y QUE TE INYECTE ENERGÍA desde la motivación para los inicios.

Entonces, si tu meta es tener más energía física puedes, por ejemplo, planificar en 3 años, correr en la Marathon de alguna cuidad que te guste. Tu meta no tiene que ser necesariamente terminarla o correrla completa. O si te gusta la vida social, tu meta, puede ser ir a bailar a una ciudad feliz como a una de Colombia o una ciudad bohemia, como Bs Aires.


Si quieres estar para tus hijos, puedes planificar una aventura con ellos, en tu misma ciudad o en otro país. Mi plan maestro, es ir en bicicleta de Londres a Paris en unos años más con mi hija. Y cada vez que lo recuerdo, hago una mini-rutina de mis ejercicios para fortificar mi espalda, que es una de mis debilidades, ejercicios que de pasada trabajan mis abdominales :) o a veces, sólo me paro y me doy una vuelta, porque sé que estar sentada por mucho tiempo no me ayuda. Puede parecer poco pero desde que lo hago, mi espalda ha mejorado mucho, lo que quiere decir que mis músculos abdominales se han fortalecido.

Si lo tuyo es más hogareño, puedes proponerte una manualidad para tu casa, la que harás en 3 años cuando hayas resuelto y consolidado un nuevo estilo de vida, que te dé más energía y logres sentirte motivada para realizar las actividades extra. Mientras tanto, puedes ir mirando el diseño de lo que harás, comprando materiales poco a poco, ahorrando para materiales, etc.

Lo importante de ese plan al final del camino, es que sea ultra excitante, que haga parte del sentido de tu vida, de tu gran "para qué" en la vida y que lo dividas en pequeños pasos de avance. Siguiendo con el ej. de la maratón, si te gusta correr y decides que tu plan será el de correr una maratón, puedes decirte que lo primero será mejorar tu alimentación, y al cabo de 6 meses de trabajo, lento pero seguro en el tema de la alimentación, vas a probar caminar 1 cuadra más a la semana en diferentes momentos del día y trayectos para ir descubriendo, qué te gusta más a la hora de caminar. Al cabo de 2 meses de pruebas semanales, puedes decidir cuál ha sido la modalidad que más te ha gustado.

Lo interesante, es que como es una meta a largo plazo, tienes tiempo para avanzar a tu ritmo y descubrirte (lo mismo hacemos con la alimentación). En el transcurso, tal vez descubras que no quieres correr la maratón y decidas inventarte otra meta más motivante o tal vez necesitas 2 meses más de pruebas. Todo va a ir dependiendo de cómo te vayas sintiendo, lo único seguro es que al cabo de un tiempo, harás algo que será un maravilloso regalo para ti.

¿Te gustaría intentarlo? ¿Tienes la convicción de querer regalarte una experiencia maravillosa? Escribe tu plan ahora, y realiza al menos 1 actividad mensual que te permita mantenerla viva en tu corazón.

Tener una meta clara, concreta, que involucre otras áreas, que te parezca un gran regalo de vida, cambiará la dinámica y la emoción que rodeará lo que hagas con tu alimentación y cuando logras cambiar tu emoción, cambia todo.

¡Un cariñoso abrazo para ti en la creación de tus metas!

*Si no tienes la convicción de querer ofrecerte una experiencia maravillosa, entonces, primero necesitas trabajar fuerte la parte emocional. El para qué, de cómo comes hoy, puede estar siendo más fuerte y eso se puede resolver.*

Nota: Si te gustó este artículo, puedes suscribirte a mi blog, en la columna de la derecha abajo, para recibir todos mis artículos nuevos ;)

#Psicología #Nutrición #Neurociencias #AlimentaciónSaludable

  • Facebook
  • Instagram

© Isabel Camus  - 2020